Disfrutar de casa

A veces nos cegamos por visitar lugares lejanos, coger aviones que nos lleven a lugares que no están marcados en los mapas, degustar gastronomía totalmente opuesta a la nuestra y nos olvidamos de lo que tenemos girando la esquina de casa. La verdad que soy una de esas personas que prefiere salir fuera a quedarse para descubrir lo que hay en casa. Siempre pienso que ya habrá tiempo para conocer lo que está aquí, aunque la verdad es que después nunca lo tengo, o si lo tengo, prefiero invertirlo en otras cosas.

Después llega un día en el que, de repente, siento nostalgia por el sitio en el que vivo. Me doy cuenta que sé menos cosas de las que debería. Me doy cuenta que conozco mejor las calles de otras ciudades que la mía, me doy cuenta que no sé la historia de los adoquines que piso, me doy cuenta que soy injusta con esta ciudad porqué también puedo encontrar la belleza en estas calles tan mías. Y es en ese momento que me da el ataque de coger la cámara e intentar absorber todo lo que me pierdo cada día.

Anuncios