Un absurdo de pensamientos

¿Dónde se quedó aquella filosofía de vivir, de respirar, de sentir? Parece como si me haya olvidado de ella, como si nunca hubiese sido mía. Shit! Mist! Merda! Mierda! 该死! Y yo que sé en que idioma decirlo. Mi cabeza da tantas vueltas durante el día que una a éstas horas ya no sabe ni por dónde anda y mucho menos lo que quiere decir. Quiero, quiero, quiero. Quiero simplemente escribir palabras, letras, lo que sea, me da igual que no tengan sentido porqué dentro de mi cabeza sí lo tienen. O lo tenían antes de ponerlo en plabras. Porque, joder, a veces las cosas tienen mucho más sentido antes de que se conviertan en palabras, antes de quedar plasmadas para la eternidad o antes de que se vayan volando. Hay cosas que sólo tienen sentido en este lugar inexplicado llamado cabeza. O mente. A veces me sorprende la rapidez de los pensamientos. Es curioso esto de los sentimientos, quiero decir de los pensamientos. De un lugar a otro, sin nada que los relacione. O sí. Hilos de relación que todavía están por ser descifrados. Quizás están incluso demasiado liados como para que un día los llegemos a descubrir.

Que eso. Queso. Quiero decir, Mahonés. Ostia, llevo ya dos meses sin pisar Mallorca. Qué rápido pasa el tiempo. Y que nadie me contradiga. Porque llevo cinco años igual. Quejándome del tiempo. Ahora sí, ahora no. Ahora rápido, ahora lento. Pero la verdad es que ahora ya no me quejo más. ¿O si lo hacía? Estoy bien. Agobiada, con pensamientos que van y vienen rápido, pero supongo que eso nos pasa a todos. Incluso a los políticos tontos también les pasa. Eso. Políticos. Llevo una época antipolitiqueo. En realidad, desde que se me terminaron las prácticas. Estoy en contra de la actualidad. Me dan rabia los peperos y todo político que se le pueda parecer. Y aquí englobo a mucha gente: socialistas, convergentes y muchos más. Creo que los englobo a todos. Que estoy harta de que nos metan en la cabeza que aquí no hay futuro, que nos obliguen a irnos, que nos coman la moral de cualquier manera. Joder. Que tengo una licenciatura, estoy estudiando un máster y chapurreo cinco idiomas y cada día leo que me tendré que ir en un año y medio. Muy bien. Déjenme elegir a mi. ¿No? Gracias.

Nada, que no pienso releer lo que he escrito. Me dan igual las faltas de ortografía, lo que no se entienda y los pensamientos que no deberían haber salido. Nada, que me voy a cenar que últimamente me alimento mal. Que le vamos a hacer. Nadie es perfecto, eso dicen. Yo creo que he encontrado un par de personas perfectas. Un par mallorquín. Eso siempre. No entiendo el sentido del par catalán, para eso ya está el dos.

 

Espero comentarios de lo loca que estoy. Lo sé. Lo sabemos. Que se me termina el queso mahonés.

Anuncios